PROVINCIA MEDITERRÁNEA

Carmine Marrone, OMI

Don Constantino

El Año de las Vocaciones Oblatas (8 de diciembre de 2017 al 5 de enero de 2019) trajo muchas gracias a la Provincia. La reflexión sobre la belleza del carisma Oblato y el esfuerzo por crecer en una cultura vocacional más generalizada, nos hizo ser más conscientes, entre otras cosas, de cómo el carisma de san Eugenio ha sido también un regalo para muchos presbíteros diocesanos que viven en diferentes niveles nuestra espiritualidad misionera.

De acuerdo con esta toma de conciencia, el 6 de enero de este año en la comunidad de Marino, el Superior General, el P. Luis LOUGEN, confirió el título de “Oblato Honorario” a D. Constantino Salvioni, presbítero de la Diócesis de Frascati en Italia.

«A partir de ahora, eres un Oblato honorario» (Foto: Sandro Baracaglia)

Don Constantino, como es llamado habitualmente, nació en la provincia de Bérgamo (Norte de Italia) en 1948 y fue ordenado presbítero el 31 de mayo de 1975 en Frascati. Fue enviado como vicario parroquial a la parroquia de Vermicino donde está nuestro escolasticado. Allí encontró los oblatos. La cercanía y amistad que nació durante esos años permitieron a don Constantino apreciar la belleza del carisma oblato y la capacidad de los oblatos para estar cerca de la gente, especialmente de los jóvenes.

Cuando lo nombraron párroco en otra parroquia, no dudó en llamar a los oblatos para ayudarle en su tarea pastoral. Por muchos años acogía a los nuevos diáconos para que practicaran la predicación y administraran los sacramentos y poco a poco los oblatos se convirtieron en los animadores de la juventud en su parroquia.

Compartiendo la alegría con sus amigos oblatos (Foto: Sandro Baracaglia)

Con el paso del tiempo esta colaboración se ha convertido en una auténtica fraternidad que ayudó, tanto a él como a nosotros, a crecer en la relación personal con Dios y construir juntos el Reino.

Don Constantino creció también en su amor por las misiones extranjeras gracias a la visita de los oblatos que regresaban de los países de misión y que siempre lo visitaron para celebrar la Misa y encontrarse con la comunidad. Prácticamente cada “mercadillo  misionero”, las rifas de caridad y las rifas misioneras que se hicieron en su parroquia fueron para financiar los proyectos misioneros de la Procura de las Misiones Extranjeras de la Provincia.

En estos años, Don Constantino ha construido una maravillosa y profunda relación con muchos oblatos. Algunos de los miembros del equipo de formación bromearon nombrando a Don Constantino “formador adicional del escolasticado”, dada su permanente disponibilidad que incluso continúa actualmente, para permitir que los jóvenes oblatos hagan actividades pastorales con él en su parroquia.

Don Constantino y p. Jacopo, OMI

En los últimos años ha participado varias veces con nosotros en la semana de ejercicios espirituales de la Provincia.

Una gracia especial que el Señor concedió a Don Constantino fue el nacimiento de una vocación oblata en su parroquia de Cocciano, la del P. Jacopo PAPI, OMI. El P. Jacopo recuerda la primera reacción de Don Constantino al recibir la noticia de su decisión de comenzar un discernimiento vocacional con los Oblatos:

“Fue muy emocionante para mí cuando le dije que quería entrar en el Centro Juvenil de los Oblatos en Marino. Todavía recuerdo que me abrazó con fuerza y me dijo que estaba muy feliz y que podía contar siempre con sus oraciones. Me dio un breviario y me dijo que en la oración   comprendería la voluntad de Dios”