Kayts es una pequeña isla en la costa de la península de Jaffna al norte de Sri Lanka, rodeada por el mar y por un pequeño canal al otro lado. La misión de Kayts consistía de varias islas una junto a otra, con excepción de Delft (Neduntivu), que se encontraba a cerca de 32 km de la iglesia de esta misión.

La misión de Kayts era parte de la Provincia Norte. Las Provincias del Norte, del Este y del Noroeste, son tres de las seis en las que fueron divididas por la administración civil del entonces Ceylán, y formaban en conjunto el Vicariato de Jaffna o del Norte. La Provincia Norte tenía un área de 8,683 km2 y en 1861 la población total era de 315,000 personas. Cada provincia se dividía en varias misiones.

De acuerdo al reporte ‘Las Varias Misiones de Ceylán’ enviado por el Obispo Cayetano Antonio, Oratoriano y Vicario  Apostólico de Ceylán a Propaganda Fide el 12 de febrero de 1844, en la misión de Kayts, incluyendo Delft y Punkudutivu había 3,804 católicos. Había ocho  iglesias, de las cuales tres eran de piedra, una de ellas recubierta de mosaico y las demás de barro con techos de paja y muy pequeñas. Tres estaban dedicadas a Blessed Virgin Mary, una a St. James the apostle, otra a Holy Apostles Peter and Paul, una a St. Sebastian, dos a St. Anthony, una a St. Paul the apostle, otra a St. Anne y otra St. Stephen. La misión de  Delft (Neduntivu) tenía cinco iglesias de barro cubiertas con hojas de palma; de ellas una estaba dedicada a Blessed Virgin Mary, otra a St. John the Baptist, otra a St. Thomas the apostle, una a St. Francis Xavier y una a St. Anthony. La distancia entre ellas era de 800 m a 5 km.

Llegada de los Oblatos
En noviembre de 1847 llegaron los Misioneros Oblatos de María Inmaculada a Sri Lanka, por invitación del recién nombrado Vicario Apostólico de Jaffna, el Obispo Horacio Bettachini, Oratoriano italiano. El 10 de marzo de 1848 P. Etienne Semeria, o.m.i. llegó al vicariato de Jaffna con el primer grupo de cuatro Oblatos, al cual habían sido asignados.

El Obispo Bettachini envió al P. Semeria a la India el 22 de mayo de 1848, para ver la posibilidad de conseguir dos Jesuitas que hablaran tamil y le acompañaran en su visita pastoral de uno o dos años y hacer un estudio del ministerio de los Jesuitas en el Colegio en Negapatam y el Seminario Jesuita en Pondicherry, pues el Obispo tenía la idea de abrir escuelas en su vicariato. Como resultado, el Obispo Alexius Canoz S.J., Vicario Apostólico de Trichinopolio, envió a su propio vicario general, el P. Castanier, S.J., a Jaffna a fines de mayo de 1848. El P. Bruni S.J. llegó al vicariato en enero de 1849 para reemplazarlo. En marzo de 1849 el Obispo Bettachini decidió dar la misión de Kayts y Mannar a los Jesuitas. Así el Obispo Canoz envió dos Jesuitas a la misión de Kayts en mayo de 1849: los Padres Federico Rapatel, S.J., y Vuillermet, S.J.; pero sólo permanecieron en la misión hasta fines de agosto de ese año. Otros dos Jesuitas llegaron a reemplazarlos el 27 de agosto de 1849: el P. Federico María Cortés, S.J. y el P. Silvano Laurent, S.J. Algunos más llegaron después pero sólo por cortos períodos, hasta 1852, en que todos los Jesuitas salieron del Vicariato de Jaffna. El P. Giovanni Vistarini, sacerdote secular italiano fue asignado a la misión vacante de Kayts.

Mientras tanto, en agosto de 1855 el Obispo Bettachini hizo una propuesta al P. Semeria,  superior de los Oblatos, de dividir, por así decirlo, el vicariato de Jaffna en dos partes, encomendando las Provincias del Norte y del Este exclusivamente a los Oblatos, mientras que los otros misioneros no-Oblatos se harían cargo de las misiones de la provincia del noroeste. Con este arreglo el Vicario Apostólico tendría gran supervisión en todas las misiones del vicariato, y las dos provincias encomendadas a los Oblatos serían gobernadas por ellos. El superior de los Oblatos tendría libertad de disponer de sus hombres como mejor le conviniera y conseguir nuevos misioneros cubriendo los gastos. El P. Semeria, superior Oblato no estuvo a favor de la sugerencia, pues ocasionaría división entre los misioneros. Aunque el arreglo no fue aceptado, el P. Semeria quedó como responsable de asignar a sus hombres según su decisión a las misiones de las provincias del norte y del este. En 1855 todas las misiones de la Provincia Norte, excepto la de Kayts, estaban en manos de los Oblatos. El P. Constante Chounavel, o.m.i., fue asignado a la misión de Kayts en agosto de 1855, reemplazando al P Juan Vistarini. Fue el primer Oblato en la misión. El P. José Vivier, o.m.i., enfermó en Mantotta, necesitando un cambio de clima, por lo que fue asignado a la misión de Kayts y el P. Chounavel fue a Mantotta el mismo mes. Aun así, el P. Vivier tuvo que salir del país a fines de 1856.

En 1857 el P. Juan Le Bescou, o.m.i., fue a Kayts, donde tuvo que enfrentar muchas dificultades debido a los cismáticos. Kayts era una base importante para ellos en Jaffna. Algunos sacerdotes Goanos no aceptaron la transferencia de la Iglesia de Sri Lanka del Sistema Padroado al de Propaganda del Papa Urbano VIII, estableciéndolo como Vicariato Apostólico separado de Cochin y quedando bajo la jurisdicción directa de la Congregación de Propaganda Fide. El conflicto entre Padroado y Propaganda desarrolló un cisma en Sri Lanka, ocasionando un daño inmenso a la Iglesia católica. Algunos de los Padroaditas volvieron a su país y otros permanecieron, ocasionando interminables problemas a los misioneros enviados por la Propaganda. El P. J.V. Viegas era sacerdote cismático del grupo y residente en Kayts desde 1852, pero salió del lugar algunos años antes.

Gran Misión Parroquial
Después de su consagración el 17 de agosto de 1856, el Obispo Semeria comenzó a realizar Misiones en los principales centros del Vicariato Norte. El P. Le Bescou se le unió y tuvo un papel importante y fructífero. El Obispo Semeria eligió primero algunos centros donde se necesitaban más urgentemente tales Misiones, en especial los centros muy afectados por los cismáticos. El Obispo Semeria describió su preocupación en su diario: “las necesidades eran urgentes por doquier y sólo tenía conmigo dos Misioneros para acompañar y ayudarme en tan difícil tarea. El sentido común me decía que debía comenzar donde la necesidad fuera mayor, pues son quienes se encuentran más enfermos los que necesitan al médico de inmediato. Por ello preferí la misión de Kayts a las demás. Por largo tiempo esta misión pobre ha tenido una situación deplorable. El cisma que se abrió camino aquí y duró por año y medio, dejó a su paso rasgos muy claros y profundos. A pesar de la partida del sacerdote cismático, algunos de sus seguidores no dieron prueba de un sincero cambio de pensamiento. Había algo más que parecía hacer inminente otro cisma. Los católicos se encontraban divididos en dos grupos hostiles.” La Misión comenzó el 19 de septiembre de 1857. La gente dio una entusiasta bienvenida a los misioneros; pero al día siguiente no mostraron mucho interés en los actos. Los misioneros no se descorazonaron, sino aceleraron más. La Misión duró cuarenta días, del 19 de septiembre al 29 de octubre de 1857. Durante ese período se distribuyó la Sagrada Comunión a más de 1,200 adultos; cerca de cien niños recibieron la Primera Comunión, mientras que el Obispo Semeria confirmó a 350 personas de todas las edades. El mayor logro de la Misión fue la reconciliación de las dos facciones hostiles en Kayts. Por orden del Obispo se leyó una lista de reglas en cuanto a los asuntos de las diferentes iglesias del distrito y todas las personas debieron firmarla frente a un Crucifico y la Sagrada Biblia, invocadas como promesa de fidelidad. Como monumento al triunfo de la Fe y la gracia, se colocó una gran Cruz de Misión frente a la iglesia. En un costado del pedestal estaban las palabras  “Misión de 1857” y en el otro, había sólo una palabra: “Pax”.

En 1859 el P. Le Bescou fue sucedido por el P. Juan Pouzin, o.m.i., comenzando su larga carrera misionera en la misión de Kayts, que en ese entonces estaba conformada por Kayts, Karampon, Mandaitivu, Naranthanai, Allaipity, Punkudutivu y Delft. Aunque los Padres Oblatos habían predicado una Misión Parroquial en Kayts el año anterior con muy buenos resultados, la gracia de Dios había encontrado resistencia en algunos lugares. El P. Pouzin los visitó ganando primero su corazón y llevándolos de nuevo a Dios. Entre otros pastores en esta misión, el P. Mario Luis Boisseau, o.m.i., fue extraordinario. Llegó a la misión de Kayts en 1871. En 1873 construyó una residencia para que los Hermanos que enseñaban en St. Joseph se hicieran cargo de la escuela en Naranthanai. Ese mismo año también construyó los presbiterios en Allaipity y Mandaitivu.

De acuerdo al reporte enviado por el Obispo Semeria a Propaganda Fide el 3 de septiembre de 1861, había seis iglesias y diez capillas, con 5,930 católicos.

La misión de Kayts es ahora parte de la Diócesis de Jaffna. En julio de 1868 el Obispo Ernesto Cristóbal Bonjean, o.m.i., sucedió al Obispo Semeria en el Vicariato de Jaffna. La sucesión de Obispos Oblatos continuó hasta el Obispo Jerónimo Emiliano Pillai, o.m.i., quien falleció el 17 de julio de 1972, último en la diócesis. La presencia de los Oblatos aún continúa en varios ministerios de la diócesis de Jaffna.

Jerónimo Velichor, o.m.i.