28 de enero – 1861: La enfermedad del Obispo Eugenio le lleva a recibir la Extremaunción.

“Me encuentro en la Cruz, donde permanezco voluntariamente, ofreciendo mi sufrimiento por mis queridos Oblatos y los Miembros de mi diócesis.”