Los Oblatos de María Inmaculada, por su misma naturaleza, son misioneros. Allí donde están, sea dentro de su propio país o en un país extranjero, no dudarán en ir más allá para llegar hasta el pobre y más abandonado.

Nos enorgullece presentarles a algunos de nuestros misioneros. Ellos comparten su experiencia y la alegría de haber sido llamados a un estilo de vida misionero.