OBRA, POLONIA
09-07-2019

Hoy los inter-capitulares han entrado en el segundo y último día del retiro animado por el P. Vlastimil KADLEC omi. El retiro se centró en la experiencia de los dos discípulos de Emaús. En este segundo día, los inter-capitulares fueron invitados a mirar al pasado y también a considerar el futuro. Las experiencias actuales pueden ser influenciadas por lo que sucedió en el pasado y también pueden ser condicionadas por la esperanza del futuro. Vivir una vida verdaderamente cristiana es vivir en el presente, les dijo el P. Vlastimil. Se invita a los cristianos a utilizar sus experiencias pasadas y sus esperanzas para el futuro como estructuras de apoyo de un presente con sentido. La celebración Eucarística presenta la dimensión del pasado, la última cena, y también tiene una dimensión escatológica mientras esperamos el regreso de nuestro Salvador. El P. Vlastimil insistió en que estas dos dimensiones deben ayudar a iluminar nuestra vida en el momento actual.

Los discípulos de Emaús presentaron sus desilusiones, dudas y engaños al Señor Resucitado. Para el crecimiento espiritual, el P. Vlastimil invitó a los inter-capitulares a no tener miedo de cuestionar todo lo que tomaban como verdad absoluta. Los oblatos no deben tener miedo de cuestionar su fe, su vida personal y comunitaria. El proceso de cuestionar nuestras realidades nos lleva a una verdadera y más profunda amistad con Cristo.

Los Padres Louis DIEDHIOU, Paulus KHAN y Adriano TITONE compartieron sus experiencias sobre la interculturalidad, el diálogo interreligioso y los nuevos rostros de los pobres, respectivamente. Sus testimonios ilustran como la Congregación está respondiendo a las llamadas del 36º Capítulo General en diferentes partes del mundo oblato.

Antes de la celebración eucarística que concluyó la jornada de este día, se invitó a los participantes a entrar en la experiencia de Emaús. Fueron enviados de dos en dos a escuchar la historia de la salvación del otro «zikkaron», a compartir sus alegrías y desafíos. Y, por último, se invitó a alabar y agradecer todo lo que el Señor ha hecho por nuestras unides.